Los procesos inflacionarios “SIEMPRE” generaron desajustes muy grandes entre:

HABER PREVISIONAL vs SALARIOS en ACTIVIDAD

Del total de los jubilados actuales “solo” el 45% se jubiló cumpliendo requisitos de edad y aportes jubilatorios. La proyección hacia a delante no es muy alentadora ya que el país cuenta con más del 40% de la fuerza laboral en “NEGRO”; esto significa que no hacen aportes, con lo cual a las arcas del estado no entra un solo peso para financiar los pagos actuales jubilatorios, Debiendo el estado financiarlo con otros recursos como el IVA (impuesto al valor agragado) o el IG (Impuesto a las ganancias)

Frente a este panorama incierto que ofrece la jubilación (ingreso que servirá de sustento cuendo se llegue a la edad jubilatoria), lo importante es pensar en qué invertir el sobrante dinerario en caso de existir?

Pues, usted estimado lector, hágase la siguiente pregunta: qué hago si mi ingreso jubilatorio no alcanza para solventar mis gastos corrientes?. PARA CUANDO SUCEDA YA SERÁ TARDE

La clave es pensar a LARGO PLAZO. Si alguien va a preocuparse de la jubilación a partir de los 55 o 60 años, las chances de revertir la situación planteada al inicio son “MUY BAJAS”.

Por lo tanto, una planificación financiera inteligente requiere de

  1. TIEMPO: cuanto antes decida invertir mis ahorros en activos de largo plazo, mayor será la probabilidad de crear al momento jubilatorio un capital que me permita vivir con cierta tranquilidad
  2. DINERO: aunque no mucho, pues algunas alternativas disponibles permiten invertir a partir de $1.000

 PUNTO “relevante” a tener en cuenta es la DIVERSIFICACIÓN del riesgo

 

Esto se refiere a poner “los huevos en distinta canasta”

Puede seleccionar activos como acciones, bonos o bienes durables (INMUBLES, Departamentos en Pozo, locales, etc) con distintos grados de riesgo, liquidez y horizonte temporal. Lo importante es que el conjunto, o “cartera”, corresponda a su perfil de inversión.

Según los ciclos económicos, unos sectores de actividad tienen más éxito que otros. Por ejemplo, durante épocas de recesión lo normal es que las empresas que producen bienes de primera necesidad (alimentos, energía) sufran menos que las empresas de construcción o las tecnológicas. Sin embargo, si la economía va bien, estas últimas pueden prosperar mucho, y sus acciones pueden producir una rentabilidad superior a la media. Mantener títulos de empresas de diferentes sectores evita que la posible crisis de un sector afecte a toda la cartera.

Explicamos, sin carácter taxativo, (5) CINCO ALTERNATIVAS para no depender de la jubilación.

  1. Seguros de retiro o de vida con capitalización
  2. Títulos Públicos
  3. Acciones argentinas y/o del exterior
  4. Fondos Comunes de Inversión
  5. Metales, Comodities, INMUEBLES, TIERRA o economía real.
  6. Derivados
  7. Opciones binarias

Fuente: Análisis propio

2.5/5 (2)