Un Análisis Económico Argentino 1970 – 2014

Un análisis economico argentino

Introducción

Cepo cambiario, dólar oficial, dólar blue, dólar cable, dólar contado con liqui, corrupción, inflación, devaluación, déficit fiscal, superávit externo en “baja”, perdida de competitividad, paros generales, etc., etc., etc.; en conjunto parecen ser un combo de variables económicas muy difícil de explicar.

A través de este trabajo se intentara explicar no solo como interactúan dichas variables entre si; sino tratar de interpretar como inciden en el sector de la construcción y en algunos puntos esbozare algunas opiniones personales sobre el tema. Previamente y a los efectos de poder conocer como se llego al estado actual (no podemos saber adonde vamos sino conocemos de donde venimos) y en base a la bibliografía consultada esbozaremos un raconto histórico de los principales aspectos de nuestro país.

 Análisis economico “argentino”

A inicios del siglo XX, Argentina era considerada uno de los países más desarrollados del mundo. En 1890 su ingreso por capita era el sexto del mundo y continuó entre los diez primeros lugares del mundo hasta 1920[1]. Desde 1870 hasta 1930 experimento una tasa de crecimiento promedio superior al 5%, mayor a casi todas las naciones del mundo[2]. Durante este periodo el país recibió corrientes migratorias europeas, atraídas por las buenas condiciones de vida. Periodo que se caracterizo por: libre comercio, apertura de la economía al extranjero, un manejo monetario y fiscal “ordenado” y una sucesión prolija de gobiernos constitucionales hasta el golpe de estado del 6 de septiembre de 1930 de José Felix Uriburu.

Se inicia la era de la industrialización por sustitución de importaciones. A partir de 1943, con la deposición del presidente Ramón Castillo, comienza un periodo turbulento en la historia política argentina. Con la elección del coronel Juan Domingo Perón en 1946, se consolida el modelo de intervención estatal en la economía y se inicia un periodo de populismo macroeconómico.

Trato de solucionar los problemas de la desigualdad de ingresos mediante:

  • Control de precios
  • Políticas expansivas en el gasto estatal, financiadas con emisión
  • Generando un problema serio de Inflación, problema recurrente para todos los    argentinos por más de 30 años
  • Nacionalizo empresas
  • Promulgo leyes laborales que favorecerían a los sindicatos
  • Utilizo fondos públicos para labores benefactoras de la Fundación Eva Perón. Perón fue depuesto y exiliado hasta 1973.

Figura 1-Fuente: Libro Selección de Inversiones – Introducción a la Teoría de cartera Elaboración propia (Ver en pdf adjunto)

Sintéticamente las características de cada periodo fueron:

1970-75

  • Octubre de 1973: Perón es reelecto hasta su muerte en Julio del año siguiente. Lo sucede su esposa Maria Estela “Isabel” Martinez de Peron
  • Control de precios y gasto fiscal creciente “desequilibro” la economía
  • Crecimiento fuerte de las presiones inflacionarias: se establece de manera permanente en 1972, cifrando el 64% anual.
  • Cae el coeficiente de monetización global de la economía
  • Desaparecen las tasas de interés altamente negativas
  • Escasa conexión de los mercados financieros locales con los del exterior

1976-80

  • El 24 de Marzo de 1976 el comandante Jefe de Ejercito, Jorge Rafael Videla, libero un nuevo golpe de estado
  • La inflacion bordea el 350% annual
  • Crece el coeficiente de monetización global de la economía
  • Se expanden los mercados de dinero (corto plazo)
  • Se retrasa el tipo de cambio
  • Las estructuras de financiamiento muestran:
    • Altas tasas de interés reales (locales)
    • Alta disponibilidad de fuentes de financiamiento del exterior
    • Dificultades de autogeneración de fondos en épocas de grandes distorsiones de precios relativos (tasas locales, tasas externas, tipo de cambio, inflación interna)

1981-85

  • El gobierno militar se mantuvo hasta 1983 y sus recetas (en este periodo) fueron la cantracara de Perón
  • Se desarrollo un modelo económico más liberal (apertura de la economía al exterior)
  • Liberalización de precios y austeridad fiscal en materia de gasto social
  • Demandas sociales eran reprimidas por el régimen de facto
  • Cambio de modelo no gozo de un entorno externo favorable debido a la secesión de los países industrializados.
  • Se acentúa crisis por gasto militar ocasionando por la fallida Guerra de las Malvinas
  • El financiamiento externo era “muy caro” y a partir de agosto de 1982 fue casi inexistente por la crisis de la Deuda Externa Latinoamericana[3]
  • Se opto por la emisión monetaria para financiar un gasto público creciente, contribuyendo a una inflación que se había mantenido viva por casi dos décadas.

Figura 2 – Fuente: Bibliografía consultada – Elaboración propia (Ver en pdf adjunto)

  • En 1983 la inflación bordeaba el 430%
  • Asume el poder, luego de aleccione libres, Raúl Alfonsin de la Unión Cívica Radical, partido de oposición justicialista.
  • Como su principal problema era combatir la inflación, nace el Plan Austral (Programa argentino de estabilización monetaria) ejecutado por Juan Vital Sourrouille EN Junio de 1985, el cual consistía:
    • Cambio en la denominación monetaria (restándole tres ceros al peso argentino). Nace el AUSTRAL.
    • Congelamiento de precios y tarifas publicas
    • Se busco limitar el aumento de los salarios del sector privado, pese a lo cual el salario real tuvo un alza importante, en parte por la propia reducción de la inflación (ya no estaban retrasados)
    • Regulación de las tasas de interés y el tipo de cambio
    • Comportamiento fiscal y monetario austero
    • Reforma tributaria para financiar el gasto, desaparece el efecto Olivera-Tanzi (el rezago fiscal)
  • Se desmonetiza rápidamente el sistema financiero
  • El tipo de cambio recupera violentamente su retraso
  • Deuda externa se convierte en uno de los temas centrales de la política económica. El gobierno se financia con deuda externa, la cual se quintuplico de 1976 a 1982
  • Tasas locales en términos reales siguen el comportamiento errático de la inflación

1985/6-1987

  • Plan Austral reduce notoriamente la inflación y reactiva la economía llegándose a crecer al 5% anual al mejorar los precios de las materias primas hacia 1986.
  • Como los problemas “estructurales” de la economía argentina no son atacados, las presiones inflacionarias vuelven a amenazar la “relativa” estabilidad alcanzada.
  • Las tasas de interés en términos reales permanecen relativamente altas. Influyendo: déficit fiscal, política y normas regulatorias de la autoridad monetaria.
  • Luego de un año de aplicación, se relajaron la política monetaria y el control de precios, restando credibilidad al programa.
  • Posteriormente la situación desmejoraría notablemente al aumentar fuertemente el tipo de interés internacional y reducirse nuevamente el precio de las materias primas, que llevaría a una nueva crisis macroeconómica vía restricción externa.

1988-90

  • En 1988, el gobierno de Alfonsina intentó por última vez controlar la inflación a través del denominado Plan Primavera instaurado el 3 de Agosto de 1988, con una gran debilidad política por derrota en la elecciones legislativas del 87.
  • Fue en realidad el prolegómeno de la hiperinflación que luego se desataría.
  • Un equipo de economistas conformado por Juan Sourrouille, Adolfo Canitrot y Mario Brodersohn lanzaban el Plan Primavera basado en controles de precios, de salarios públicos, tarifas y del tipo de cambio.
  • La inflación de enero a julio de 1988 había saltado y llego a un acumulado de 178%.
  • Déficit de empresas publicas eran inmanejables al igual que la tesorería que se retroalimentaba por el casi-fiscal del Banco Central (fueron tiempos de un verdadero festival de bonos (Tidol, Denor, Tacam, Ticof, Bagon, Ledo, Leda, Lefa, Barra)
  • Organismos internacionales presionaban por ajustes.
  • Duramente rechazado por la CGT, tuvo apoyo explicito de la UIA y la Cámara Argentina del Comercio al privilegiarlas con reembolsos a las exportaciones y otros alicientes como el mantenimiento de los Programas Especiales de Exportación creados por Roberto Lavagna, desde la Secretaria de Industria.
  • Los derechos de exportación debían subirlos, pero sin respaldo de la oposición se opto por desdoblar el mercado cambiario. Los exportadores vendían al tipo de cambio oficial y los importadores a un dólar 20% más alto. El gobierno necesitaba los dólares para cumplir los compromisos de la deuda externa, reestructurada en el año 1987; a la vez que servia para apuntalar al sector financiero seriamente golpeado por la fuga de capitales.
  • Se intentó no congelar los precios llegando a un acuerdo des-indexatorio con las empresas líderes, que a cambio obtuvieron una rebaja del I.V.A. lo que provoco acelerar un fuerte desequilibrio fiscal.
  • Tampoco tuvo éxito por dos fuertes debilidades: la escasez de divisas y la debilidad política del gobierno. Finalmente la inflación marco una cifra record de 4.923% en 1989.

1990-2001

  • Bajo esta situación de caos económico, es elegido el justicialista y ex Gobernador de la Rioja, Carlos Saúl Menem el cual asume en Diciembre de 1989.
  • Paso un año sin tener un rumbo fijo. En 1990 la inflación fue de 1.343% y la economía se encontraba estancada desde hacia ya dos décadas con crecimiento anual promedio durante ese periodo del 1%.
  • Aparece la figura de Domingo Cavallo, por entonces Ministro de Relaciones Exteriores.
  • Veía al intervencionismo, el mal desempeño empresarial estatal y la desordenada administración gubernamental como las fuentes del estancamiento de la economía Argentina.
  • Los déficit fiscales, generaron:
    • Endeudamiento Interno y externo
    • Crisis que provoco perdida de todo tipo de crédito externo acudiendo a emisión monetaria para financiar déficit tan grande y persistente.
  • Apoyaba a la economía de mercado que significaba un cambio en la estructura productiva de la nación donde la agricultura y la industria pierden peso en detrimento de los servicios.
  • Aplica un modelo de total transformación en la economía argentina y como el primer paso era derrotar a la inflación, a través de la Ley 23.928* “Convertibilidad del Austral” del 27 de marzo de 1991 se estableció la convertibilidad en relación de 1 a 1 de la moneda nacional con el dólar estadounidense. A partir de Enero de 1992, el austral se “volvió” a llamar peso argentino. El BCRA se comprometía a mantener una equivalencia entre la base monetaria en pesos y las reservas de oro y divisas extranjeras. El BCRA perdía la capacidad de emitir pesos sin respaldo (ingreso de dólares por alguna vía). Su rigidez buscaba instaurar confianza absoluta. La única inflación seria la importada de los Estados Unidos.
  • Parecía que el plan era “perfecto”, aunque trajo alguno “retos” :
    • La competitividad de la economía debería Evolucionar como la estadounidense.
    • El dólar subió y el peso también en relación a las demás divisas del mundo
    • Los costos de producir en la Argentina eran mayores en relación a otros países.
    • Adicionalmente los precios de los bienes agrícolas se mantuvieron bajos durante décadas.
    • Sobrevaluado el tipo de cambio y los precios de los bienes exportables en valores bajos, la posición competitiva del país se debilito.
    • La emisión de dinero dependía solo del flujo de dólares y la salida de divisas empujaban las tasas de interés al alza.
    • Este mecanismo (el 1 a 1) en teoría debería haber “atraído” a los capitales nuevamente por la “aparente” seguridad del modelo, pero el Efecto Tequila y la Crisis de Rusia provocaron el efecto contrario.
    • Así el aumento del Riesgo país hacia más caro el fondeo de los bancos. Por lo tanto la economía argentina vivía con tasas de interés altas que limitaban la inversión privada.
    • Falta de flexibilidad en los precios domésticos y mano de obra argentina  cara en comparación con los países de la región (los salarios reales aumentaron 42% entre 1991 y 1998 con inflación en valores mínimos).
    • Argentina necesitaba más reformas “macroeconómicas” para aumentar su competitividad que los demás países que aplicaron las políticas del Consenso de Washington), pues su ratio PBI/exportaciones fue bastante bajo por modelo de sustitución de importaciones. Así mismo esta tendencia se vio favorecida por las políticas proteccionistas americanas y europeas que limitaron las exportaciones argentinas de productos agrícolas.

Figura 3 – Fuente: CEPAL Argentina – Elaboración propia (Ver pdf adjunto)

    • Sin embargo el problema más grande de la economía argentina fue el de la deuda externa. Este problema estuvo correlacionado con el mantenimiento de un déficit fiscal alto financiado con deuda durante toda la década de los 90 y los primeros años del nuevo milenio.
    • El déficit del gobierno bajo, según se observa

Figura 4- Fuente: Bibliografía consultada- Bulacio y Ferullo 2002 – Elaboración propia (Ver pdf adjunto)

    • La capacidad de recaudar ingresos fiscales ha sido tradicionalmente baja en Argentina. Durante la década de los noventa se situó en niveles inferiores al 16%[4].
    • Existieron problemas de:
      • Alta evasión
      • Inequidad en el trato impositivo
      • Gran peso de impuestos indirectos al consumo (que gravan la circulación de bienes y servicios por oposición al directo que grava directamente el patrimonio de una persona). Esto hacia que la recaudación impositiva fuese dependiente del ciclo económico: en épocas de recesión se recaudaba menos y también “en teoría” se debiera gastar menos; cosa que no sucedió: 
    • Este déficit fiscal fue financiado (inicios 1990) con los ingresos de las privatizaciones; luego tomando deuda externa: 
    • Finalmente la deuda externa se acerco a la friolera de 150.000 mil millones de U$S, lo que se correspondía a “casi” el 50% del PBI. Para países no desarrollados es un porcentaje inviable. Adicionalmente el índice Deuda externa/PBI era del 500% durante la década del 90.
    • La Crisis Rusa y la devaluación del real brasilero impactaron negativamente, pues al encarecerse las exportaciones en 1999 el índice anterior aumenta por disminución de ventas al exterior conllevando a una disminución de la recaudación fiscal.
    • Conclusión:
      • Disminuye inversión extranjera
      • Cae recaudación fiscal
      • Caen exportaciones
      • Aumenta endeudamiento
    • Estos dos shocks requerían atención inmediata: el gobierno dejo la solución del problema para después por una cuestión eminentemente re-eleccionario.
    • Las reformas del Consenso de Washington sugerían:

Tipo de cambio “competitivo + liberalización comercial

    • Conclusión: el 1 a 1 no era “ese” tipo de cambio competitivo
    • Las deudas del sector privado y público estaban dolarizadas: la ruptura de la convertibilidad implicaría un enorme aumento de volumen de recursos en pesos para poder cumplir con la deuda. El “fantasma” de una devaluación se traducía en un aumento del riesgo país y de la tasa de interés[5].
    • Argentina se encontraba en un callejón “sin salida”:
      • Si devaluaba: quebrarían muchas empresas y tendría que declara la moratoria de su deuda.
      • Si no lo hacia: su deuda externa seria cada vez más cara y abultada.
    • Menem opto por “no devaluar”, quizás pensando que seria reelegido; lo cual no se le permitió postularse.
  • En 1999, se inicia el gobierno de Fernando de la RUA (Alianza UCR-Frepaso).
  • Se opto por mantener el modelo de convertibilidad:
    • Ajustando la situación fiscal
    • Evitando nuevo endeudamiento
    • Buscaba el ingreso de capitales externos, que retornaría a la Argentina en la senda del crecimiento.
  • El nuevo Ministro de Economía, José Machinea anuncia un fuerte ajuste fiscal el 01 de Enero 2000. Problema: aumento de impuestos en un contexto recesivo disminuye la recaudación, pues disminuye la rentabilidad de las empresas e incentiva la evasión. Plan “fracaso”.
  • Para no perder credibilidad se nombra como “nuevo” Ministro de Economía a Domingo Cavallo. No se devaluó el peso.
  • Corralito y renuncia de Fernando De la RUA

Graficando el periodo involucrado

Figura 5 – Fuente: INDEC – Elaboración propia (Ver pdf adjunto)

GOBIERNO KIRCHNERISTA

Figura 6 – Fuente: Libro Selección de Inversiones-Introducción a la Teoría de cartera – Elaboración propia ( Ver pdf adjunto)

2002-Mayo 2003

  • Llega Eduardo Duhalde, gobernando entre el 02 de Enero de 2002y el 25 de Mayo 2003.
  • Finalmente se devaluó el peso dejándolo flotar libremente frente al dólar. Dado que este era la única mediada del real descalabro.
  • El tipo de cambio subió hasta $ 3,8 por dólar en Junio 2002, para luego estabilizarse hacia niveles cercanos a los $ 3 por dólar a fines del 2003.

Mayo 2003-2012/13

  • El 25 de Mayo 2013 asume Néstor Kirchner
  • Al considerar el crecimiento del PBI y de la Inflación, la década de economía K podíamos dividirla en:

 Figura 7 – Fuente: Cronista Comercial (Lunes 06/05/13) – Elaboración propia (Ver pdf adjunto)

2003-2006

Registro un alza del PBI que llego al 8,9% promedio anual y una inflación del 7,10% anual.

La crisis del 2001-2002 día pasó a una recuperación acelerada de la economía, con recursos ociosos tanto en mano de obra (Desempleo) como de bienes de capital (capacidad instalada de la industria). El modelo se completo con la consolidación de los superávits gemelos (fiscal y comercial) lo que mantuvo baja la inflación y doto a la economía de los dólares necesarios para fortalecer las reservas del Banco Central. El tipo de cambio real competitivo jugo un rol clave al impulsar la demanda agregada y apuntalara el abastecimiento de divisas.

2007-2011

Su inicio coincide con la suba de la Inflación. Y que hizo el gobierno en lugar de atacar el problema?, intervenir el INDEC.

La tasa de crecimiento siguió alta pero los precios minoristas triplicaron su ritmo de aumento anual al pasar del 7% al 19% en promedio.

El modelo basado en un constante estimulo a la demanda agregada comenzó a mostrar sus límites. Sobre el final se advierte restricciones por el lado de la oferta agregada. No había resto en los factores de producción (desempleo en valores mínimos y uso de la capacidad instalada en la industria en valores record) revelo que la clave ya no pasaba por incorporar más factores de la producción a escala, sino de combinarlos mejor. Había que aumentar la productividad. Pero se continúo con la política orientada a estimular la demanda, en particular el gasto publico. Restricciones de la oferta, tensión en los precios y la inflación comenzaron a erosionar los pilares del modelo: superávit gemelos y el tipo de cambio competitivo.

2012-PRESENTE

Este periodo se caracteriza por un bajo crecimiento, apenas del 1,7% y alta inflación 23,4% anual. Según los analistas es la peor combinación que puede enfrentar un gobierno, en un marco de cuasi- estanflación. Este desenlace, según el articulo[6] es el resultado al cual se aferro el Gobierno: “atacar la consecuencia en lugar de la causa”. Así, frente:

  • Inflación: intervino al INDEC modificando los índices de precios oficiales
  • Déficit Fiscal: recurrió a fuentes alternativas de financiamiento “non santas” como las reservas del BCRA
  • deterioro del Superávit Comercial: aplico trabas a las importaciones y controles cambiarios.

Déficit fiscal en aumento (entre 2006 y 2012 el resultado fiscal primario paso de un superávit del 3,4% del PBI a mostrar un déficit de 1,3% del producto el año 2012) sumado a un aumento en 4 veces de la emisión monetaria en los últimos cuatro años, provoco una estampida en la cotización del dólar paralelo, blue, informal (o el mejor adjetivo que se le parezca) que llego al valor de $10, aduce el autor palabras más palabras menos. Se huye del peso “no del dólar”. El dólar en el mundo pierde valor. La emisión de pesos ha redundado en una corrida sobre el dólar paralelo, termina concluyendo el autor.

Conclusiones

La inflación genera y genero retraso cambiario y ante una creciente demanda de dólares el gobierno impuso el cepo cambiario y las trabas a las importaciones para disminuir demanda, lo que a su vez hundió la inversión en la economía real y por lo tanto retraso la oferta agregada, lo que acelero la inflación nuevamente generando un circulo vicioso que aun esta vigente[7].

Figura 8 – Fuente: El Cronista Comercial (Miércoles 22/05/2013. Pág. 2) – Elaboración propia (Ver pdf adjunto)

[1]La Evolución de la Política Económica y Social en Argentina, Chile y Perú: Una visión comparativa (Parodi Carlos (2003). La crisis Argentina: lecciones para América Latina)

[2]La Evolución de la Política Económica y Social en Argentina, Chile y Perú: Una visión comparativa (Piñeiro, Armando Alonso (1994). Historia del presente: La Restauración de la economía Argentina)

[3]En Agosto de 1982, México declaró unilateralmente la moratoria sobre los pagos de su deuda externa. Este hecho se dio en un contexto donde las tasas de interés  estaban en un punto alto histórico.

[4]Parodi Carlos (2003).La crisis argentina: lecciones para América Latina.Lima:UP. pag. 55 (Cita de La Evolución de la Política Económica y Social en Argentina, Chile y Perú)

[5]Parodi (2003) ob. cit. p.120

[6]ZOOMECONOMIA: Una década de Economía K. El Cronista Comercial (Lunes 06 de Mayo 2013)

[7]Ob. cit. 6

 Un análisis Económico Argentino 1970 - 2014

Fuente: Elaboración propia

 

Dejá una respuesta