Conviene que el Dólar Blue BAJE…

El dólar paralelo, blue, no oficial, informal, el dolor de cabeza que ha generado en el imaginario colectivo no es menor.

Nos referimos específicamente a dos agentes económicos que juegan un papel fundamental en la economía de cualquier país, los consumidores y las empresas.

Los consumidores en general sienten dolor (en el bolsillo) al ver como se deteriora el poder de compra de sus ingresos por el recurso trabajo, perdiendo poder de compra, posibilidades de ahorro y peor aun de inversión.

Las empresas como contrapartida y para “sentir” un menor dolor aumentan los precios de sus productos para ganarle a la inflación, aduciendo un incremento en sus costos.

Observamos que una distorsión en el tipo de cambio informal, por un aumento de la demanda empresaria que desea resguardarse de la inflación que ya trasladó a sus precios porque sus costos aumentaron; provoca una espiralización (sg: proceso por el cual la inmunodeficiencia del sistema económico permite la replicación de virus que infectan a las distintas políticas, la cual sigue deprimiendo al sistema inmunológico haciendo posible una nueva replicación viral que termina afectando al conjunto), en el valor del dólar blue que NO BENEFICIA NI A QUIEN DEMANDA ESOS DÓLARES.

Actualmente, la intervención de la AFIP y las sanciones a las casas de Bolsa fueron determinantes para que su valor baje. Por otro lado tenemos un BCRA que ha sido más agresivo en su poder de policía, y de alguna manera trabó la intermediación para grandes agentes económicos que volcaban su demanda de dólares hacia el mercado del blue o el contado con liqui y ahora no lo pueden hacer.

Ante un dólar oficial sin acceso y un valor del informal en baja, quien los demande debería preguntarse si seguirá bajando y por otro lado para que los demandará.

Seria conveniente replantearse dicha estrategia, pues con expectativas de un dólar blue a la baja:

  1. Las Empresas de productos primarios no aumentarán sus costos sin sentido, pues “subo el precio por las dudas” dejará de ser un lait motiv.
  2. Los exportadores liquidarán sus comodities garantizando un ingreso de divisas que no da lugar cuando el blue sube, pues al bajar la brecha dólar blue vs dólar oficial la expectativa de una devaluación (aumento del dólar oficial en detrimento del peso) disminuye.
  3. La entrada de divisas aliviana las barreras para importar materias primas relevantes para garantizar el engranaje productivo, aumentando la inversión, el empleo y la productividad.
  4. Crecería la economía, por un aumento del PIB en sus componentes consumo, inversión y sector externo, disminuyendo el déficit fiscal pues al disminuir el gasto público y la emisión monetaria, el gobierno dejaría de financiarse con el impuesto inflacionario (la inflación bajaría por el conjunto de estas políticas y el impuesto tendería a cero).

Actualmente, la caída del consumo, la inversión y una disminución de la balanza comercial (caída de la actividad económica en general) obliga al gobierno a aumentar el gasto público pues al caer el nivel de actividad, se recaudan menos impuestos y para mantener el nivel del PIB (Producto Interno Bruto = Consumo + Inversión + Gasto Público + Exportaciones – Importaciones) acciona la única variable en la cual incide en forma directa (gasto público)  provocando lo que todos en mayor o en menor medida conocemos, un déficit fiscal creciente, pues se recauda menos de los que se gasta como gobierno; atenuado por un impuesto inflacionario cuyo único beneficiario es el Estado (los precios aumentan y se recauda más de IVA y por ajuste en los salarios mas aportes y contribuciones sociales van a las arcas del erario público que sumado a la desactualizada escala del articulo 90 del impuesto a las ganancias se castiga al que más gana).

La baja del dólar blue seguramente no será el remedio para una enfermedad que la Argentina sufre desde hace tiempo (Inflación), pero si puede ser el puntapié inicial para el armado de una política económica perdurable que permita tomar valores referenciales de bienes durables y no durables que permanezcan constantes “al menos” en el corto plazo (que no es poco en Argentina).

 CONVIENE que el dólar blue baje

Fuente: Elaboración propia

You May Also Like

About the Author: estudioinmobidiario.com

Dejá una respuesta